Luego de los incidentes ocurridos en Libia en los últimos tiempos, los países participantes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas acordaron “usar todos los medios militares necesarios” para que Kaddafi respete la resolución, la cual exige un alto el fuego, según explicó Nicolás Sarkozy, presidente de Francia.

Solicitaron detener el avance militar hacia Bensagi y retirar las fuerzas de las ciudades de Misrata, Aidabiya y Zauia, así como también restablecer el suministro de agua, electricidad y gasolina a todas las áreas. “Los libios tienen derecho a recibir ayuda humanitaria o la comunidad internacional le hará sufrir las consecuencias con acciones militares”, opinó Sarkozy.

El ataque se realizará por etapas contra instalaciones de defensa aérea cerca de Trípoli, la capital y en la zona costera próxima a Bengasi.

Sin embargo, los países que integran la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, ALBA, es decir, Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Mancomunidad de Dominica, Honduras, San Vicente y las Granadinas, Ecuador y Antigua y Barbuda condenaron y rechazaron la intervención en Libia.

Los aviones de la fuerza internacional comenzaron a sobrevolar el sábado el cielo de Libia bloqueando los ataques aéreos contra la ciudad de Bengasi y lograron derribar un avión “enemigo”.

Estados Unidos, por su parte, cuenta con diversas fuerzas y buques en la zona, incluyendo también submarinos, buques destructores y otros vehículos como naves de aterrizaje.

En una carta dirigida a Barack Obama, presidente de los Estados Unidos, al presidente de Francia Nicolás Sarkozy,  a David Cameron, el primer ministro de Gran Bretaña y al secretario de la ONU Ban Ki-Moon, Muammar Kaddafi afirmó que Libia es para los libios, no para ellos y que es por eso que la resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas queda inválida. Además, aseguró que “lamentarán si se atreven a intervenir en nuestro país”. Por otro lado, envió refuerzos, tanques y aviones contra la ciudad portuaria y dotó de “armas automáticas, morteros y bombas” a todos los libios, incluso a las mujeres, que se levantarán contra la “alianza de cruzados terroristas”. “Nos comprometemos ante ustedes a una guerra larga”, sostuvo Kaddafi.

A pesar de que las acciones aliadas fueron contra las fuerzas de Kaddafi, éstas bombardearon con fuego de artillería y tanques a los rebeldes que se encontraban en Misrata provocando la muerte de 48 personas.

No obstante, los aliados calificaron como “exitosa” la primera etapa de la operación militar.

El ministro de Defensa británico, Liam Fox, tildó de “propaganda” las informaciones sobre decenas de civiles muertos durante los ataques a la capital Trípoli. Éstos se llevaron a cabo con armas muy precisas, “construidas para minimizar víctimas civiles o daños colaterales”, explicó Fox.

En el segundo día de la operación militar “Odisea al amanecer”, la aviación francesa prosiguió con sus operaciones sobre Libia, mientras que las fuerzas de Gran Bretaña atacaron el sistema integrado de defensa aérea libio, principalmente en Trípoli, según aseguró el Ministerio de Defensa.

Los aviones de combate estadounidenses, apoyados por la aviación de guerra electrónica, atacaron a las tropas de tierra y a las defensas aéreas del líder libio, Muammar Kaddafi, según informó el Pentágono en un comunicado que reprodujo la agencia Europa Press.

Fuente: Agencias

Anuncios