Ramón Aramayo, hincha de San Lorenzo de 36 años, falleció el domingo por la tarde como consecuencia de un edema y una hemorragia pulmonar y cerebral antes del inicio del partido San Lorenzo – Vélez.

Según la autopsia, el cuerpo presentaba algunas lesiones causadas por golpes en las mejillas, rodillas, codos y en la región dorsal. Esto podría haber sido producto del forcejeo con los policías al negarse a un cacheo a la entrada del partido. Sin embargo, “no tienen idoneidad para provocar la muerte, pero si el occiso tenía alguna patología previa, pudo haber acelerado el deceso”, señalan los pesquisas.

Los médicos indicaron que Aramayo presentaba el corazón aumentado de tamaño y que el estrés pudo haber ayudado a generar esta situación.

El jefe de Gabinete, Anibal Fernández, por su parte, declaró que este tipo de partidos “no tendrían que jugarse más con hinchadas ni locales ni visitantes” para evitar tales desenlaces. Señaló, que se debería jugar en canchas neutrales.

No obstante, los peritos ordenaron realizar nuevos estudios histopatológicos y toxicológicos para determinar si se trató de una muerte natural. El resultado se lo obtendrá en algunos días.

Fuente: Telam


 

Anuncios