Plácido Domingo deslumbró,  ayer por la noche, a una multitud de más de 100 mil personas con su concierto en el Obelisco.

Luego de sortear algunos inconvenientes como el conflicto sindical entre los trabajadores del Teatro Colón y las autoridades del gobierno y las lluvias del sábado, día en el cuál estaba programado el evento, se presentó Plácido a las 20.00 en el escenario puesto sobre la Av. 9 de Julio.

A pesar del conflicto sindical, los músicos y el coro del Teatro Colón decidieron acompañar al tenor español.

Antes de dar comienzo al show, Domingo se solidarizó con la protesta y cantó junto al coro para los trabajadores y sus familias.

Dirigido por el director norteamericano Eugene Kohn, y acompañado por la soprano santafesina Virgina Tola, la Orquesta Estable y la Filarmónica del Teatro Colón, la Orquesta Sinfónica Nacional y la del Teatro Argentino de La Plata , interpretó fragmento de óperas de Giuseppe Verdi, como “Rigolette” y “Aida” y clásicos del tango como “A media luz” y “El día que me quieras”, y “Granada” y “Jurame”, del mexicano Agustín Lara.

Plácido Domingo aplaudió al público frente a la mención del Día de la Memoria, en la que asistieron, en primera fila, un grupo de Madres de Plaza de Mayo.

Después de 13 años de ausencia en el país se mostró emocionado ante la multitud presente y recordó que este año se cumplen 40 años de su debut en el Colón.

 

Fuente: Agencias

Anuncios