El terremoto en Myanmar, ocasionado el jueves por la noche, tuvo una magnitud de 6.8 en la escala de Richter y causó al menos 74 muertos y 111 heridos.

El sismo ocurrió cerca de las fronteras de Myanmar con Tailandia y Laos y se sintió hasta Bangkok y Hanoi, la capital de Vietnam. Según un funcionario del gobierno militar en Rangún, la ciudad de Tali fue la más afectada.

Además de las muertes y las personas heridas, se destruyeron más de 300 viviendas, entre ellas nueve oficinas del gobierno y 14 monasterios budistas. Por otro lado, en el norte del país hubo cortes de electricidad y problemas con las redes de telefonía móvil.

Hoy se volvieron a producir seis sismos, entre ellos uno de magnitud 5,5 en la escala de Richter.

Las autoridades le aconsejaron a los habitantes que pasaran la noche al aire libre, por temor a nuevos derrumbes. Colocaron tiendas de campaña en campos improvisados frente a la escasez de lugar en los hospitales. Además, habilitaron un centro de ayuda en Mae Sai, Tailandia.

La Cruz Roja y la Media Luna Roja envió a la región que se encuentra aislada, 1000 paquetes de ayuda. Sin embargo, el acceso se encuentra complicado.

El gobierno militar se resiste a revelar información, ya que es sensible a las críticas y teme que la cifra de las víctimas aumente a medida que se conozca la situación en las áreas afectadas.

Fuente: Agencias

Anuncios