La Agencia de Protección Medioambiental escocesa (SEPA) comunicó hoy que se encontraron niveles bajos de yodo radioactivo en el aire de Gran Bretaña, provenientes de la planta de Fukushima en Japón.

SEPA señaló, que una muestra del aire en Glasgow, Escocia, demostró que había partículas radioactivas de la central nuclear de Fukushima.

El científico encargado de la unidad de sustancias radioactivas del organismo, James Gemmill, aseguró que “la concentración del yodo es extremadamente baja” y por este motivo indicó que “no es de preocupación para la salud pública”.

El Reino Unido aumentó el nivel de monitoreo del aire para detectar los niveles de radiación procedentes de Japón.

Fuente: Telam

Anuncios