Los efectivos de la Ciudad de Buenos Aires dejarán de custodiar los edificios públicos el próximo 6 de mayo para reforzar la vigilancia de las calles, según anunció el lunes Nilda Garré, la ministra de Seguridad.

Para llevar a cabo esta medida, 1200 agentes fueron liberados de su tarea adicional de custodia de los edificios públicos dependientes del Gobierno de la Ciudad.

Esta iniciativa tiene por objetivo “mejorar la seguridad de los vecinos de Buenos Aires”, aseguró Nilda Garré. “La idea central de esta iniciativa es que la Policía Federal se dedique a cuidar a vecinos de la Ciudad a través de prevención y la conjura del delito”, agregó.

A su vez, afirmó que “no podemos tener recursos humanos dedicados a la custiodia de edificios de la Ciudad que puedan perfectamente estar cubiertos por la Policía Metropolitana, y mucho menos a custodia de funcionarios porteños, o de sus familiares”.

Las comisarías también tendrán cambios: estas “van a ser sometidas a un sistema de monitoreo a los efectos de ver cómo el mapa del delito va corrigiéndose en forma favorable, o sea disminuyendo la conflictividad”, aseguró la ministra de Seguridad.

No obstante, esta reforma provocó fuertes críticas y especulaciones desde el Gobierno de Macri. El jefe de Gabinete de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, declaró que el Gobierno Nacional “no tiene mucho cariño por los porteños” al dejar sin seguridad a escuelas, hospitales y paradores considerados inseguros.

La medida se llevará a cabo el próximo 6 de mayo, ya que “lo que marca el contrato es que hay que avisar con un mes antes” para poder realizar los cambios, informaron fuentes del Ministerio de Seguridad.

Fuente: Agencias

Anuncios