Un niño de 7 años murió el viernes al caerle un arco de fútbol en la cabeza mientras jugaba un partido en el polideportivo Almafuerte, en la localidad de Las Rosas, al sur de la provincia de Santa Fe.

Agustín Galluci, de 7 años, realizó un entrenamiento de fútbol el viernes por la tarde junto a un grupo de amigos. En medio del partido, el travesaño de metal del arco cayó sobre su cabeza.

El niño fue socorrido inmediatamente y trasladado a un centro de salud. Sin embargo, la policía informó que llegó al lugar sin vida.

Todavía no hay certeza sobre lo ocurrido, no obstante, la policía indicó que podría haberse causado, ya que los demás chicos se colgaron del arco.

“El profesor estaba eligiendo a los chicos para armar el equipo y cuando se da vuelta vio a los chicos gritando. Cuatro o cinco chicos se colgaron del travesaño, el arco se va para adelante, Agustín se asustó, se largó y quiso salir corriendo y cuando se cae le pega el travesaño en la nuca”, relató Raúl Serra, el presidente del Club Almafuerte, a TN.

Según señaló un vecino, los demás niños alcanzaron a decirle “cuidado” cuando el arco se desplomaba, “pero fue inevitable”.

Agustín era hijo de un conocido farmacéutico de Las Rosas, donde ayer muchos comercios cerraron por duelo.

Asimismo, la Liga Cañadense de Fútbol suspendió la fecha en todas sus divisiones, ya que el niño era jugador de la categoría infantiles en el polideportivo Almafuerte.

Fuente: Agencias

Anuncios