La compañía Tepco, que opera las plantas nucleares japonesas que fueron afectadas en el terremoto, aseguró que pagará las primeras indemnizaciones. Para ello abonarán un millón de yenes (alrededor de 12 mil dólares) por cada vivienda que tuvo que ser abandonada. Sin embargo, no todos los habitantes quedaron conformes con la cifra.

El gobierno japonés ordenó a la compañía a pagar la compensación.

No obstante, algunas de las personas que no pudieron regresar a sus hogares abandonados debidos a la radiación de la planta Fukushima y no saben si alguna vez podrán hacerlo, se dirigieron hacia la sede de  Tepco para presionar con exigencias de indemnización.

El presidente de la compañía, Masataka Shimizu, señaló, que “decidimos entregar una indemnización provisional para dar un poco de ayuda a la gente que resultó afectada”.

El vocero del Ministerio de Comercio, Hiroaki Wada, afirmó que se les dará a cada familia un millón de yenes y a las personas 750 mil como adelanto y luego se les deberá otorgar más dinero como indemnización. Sin embargo, no será un proceso rápido, ya que estas se encuentran distribuidas en alrededor de 150 centros de evacuados.

De todos modos, los habitantes desalojados no se demostraron conformes. “No estoy satisfecha”, expresó Kazuko Suzuki, madre de dos adolescentes que vivían cerca de la planta. Su familia debe volver a empezar, ya que no tuvieron tiempo de llevarse nada de su casa.

Akemi Osumi, de 48 años y habitante del mismo lugar, aseguró que  el dinero era “un pequeño paso”, pero que no compensaba de forma justa a las familias más grandes.

Fuente: Agencias

Anuncios