Al menos 14 personas fallecieron en Brasil hoy por la mañana a causa de intensas lluvias que afectan en el sur al estado de Río Grande do Sul y en el norte al estado de Amapá.

Siete cuerpos, entre ellos tres niños, fueron rescatados de los escombros de seis casas destruidas por un deslave de tierra en Igrejinha, localidad del interior del estado de Río Grande do Soul, limítrofe con Argentina y Uruguay.

Los menores, de 9, 11 y 13 años, murieron cuando la vivienda en donde dormían se derrumbó en el barrio Kephas de la localidad Nova Hamburgo, también en el interior de Río Grande do Sul.

Por otra parte, un agricultor murió al derrumbarse un galpón en Nova Westfalia y otro hombre falleció electrocutado en Sapucaia do Sul, localidades del interior del estado.

Siete ciudades de Río Grande do Sul fueron declaradas en estado de emergencia, al tiempo que decenas de miles de personas quedaron sin luz en Porto Alegre.

A su vez, las lluvias afectaron ayer al vecino estado de Santa Catarina, donde no se reportaron víctimas mortales.

En el norte brasileño, por otro lado, las precipitaciones fuertes causaron la muerte de al menos 2 niños en Laranjal do Jari, interior del estado amazónico de Amapá, informaron las autoridades locales.

Fuente: Télam

Anuncios