El Tribunal Oral en lo Criminal 26 condenó ayer a prisión perpetua a Pablo Marcelo Díaz, el violador que en 2009 abusó y asesinó de 26 puñaladas a Soledad Bargna en Caballito durante una salida transitoria.

Los jueces Manuel García Reynoso, Patricia Llerena y María Aurora Yungano consideraron al confeso Díaz, autor penalmente responsable del delito de “abuso sexual seguido de muerte”, tomando el cambio de calificación que introdujo en su alegato el fiscal del juicio, Fabián Céliz.

Se trata de una figura establecida en el artículo 124 del Código Penal, que castiga con prisión y reclusión perpetua todo abuso sexual del cual resultare la muerte de la víctima.

Díaz había llegado a juicio acusado de un homicidio calificado criminis causa -“matar para ocultar otro delito y lograr la impunidad”-, calificación por la que más temprano acusó la querella de la familia Barga, representada por el abogado Ronaldo Lescano.

El defensor oficial, Sergio Paduczak, dijo que por las 26 puñaladas se podía inferir que fue un “crimen pasional” y pidió que se lo condene a una pena no superior a 25 años por homicidio simple, tal como solicitó el propio imputado cuando confesó que mató a Soledad, pero negó el abuso sexual.

Si bien sobre Díaz tenía una condena previa de 12 años de prisión por violar en 2001 a una adolescente de 15 años, también en Caballito, se fijó una pena única de prisión perpetua.

Fuente: AP

Anuncios