El fiscal Alejandro Guevara solicitó hoy la condena a prisión perpetua de Lucila Frend, acusada de haber asesinado a su amiga Solange Grabenheimer en un PH ubicado en Vicente López en el 2007. La defensa reclamó su absolución por falta de pruebas.

En su alegato ante el Tribunal Oral, el fiscal consideró a la acusada Lucila Frend autora de “homicidio calificado por alevosía y ensañamiento” y entendió como agravante la relación íntima con la víctima. A su vez, pidió su detención al momento del veredicto.

Asimismo, aseguró que Frend “le infringió cuatro heridas con un arma punzocortante mientras la víctima estaba en la cama, por lo cual no pudo ejercer defensa alguna” y sostuvo que “las lesiones tenían un mensaje: ‘Así vas a aprender, así vas a entender'”.

Sin embargo, Lucila, a modo de defensa, señaló: “Yo a Sol no la maté. No hice nada de lo que el fiscal me está acusando. A Sol la quiero. Hace cuatro años que estoy luchando. Tengo la dignidad intacta y mi voluntad es que se encuentre al asesino”.

Luego, se dirigió a la madre de la víctima y expresó: “Te puedo mirar a los ojos, Patricia. Todos los días a la noche, te miro y digo ‘yo no le hice nada a Sol’. Cuando quieras juntate conmigo. Estoy disponible”.

No obstante, el fiscal consideró, en base a las declaraciones de algunos peritos, que el “autor era zurdo”, como Lucila, “que tomó a la víctima desde atrás y por sorpresa y de ninguna manera el victimario necesitaba mucho peso” para cometer el hecho, en alusión a que Lucila pesa 53 kilos.

Mencionó, a su vez, que el posible móvil del crimen sería un episodio en el que el ex novio de Lucila, Pablo Barrera, intentó seducir a Solange, algo que la imputada no habría perdonado a pesar de que ambas luego se pusieron de acuerdo y le rompieron el auto al joven.

Con respecto a la hora de la muerte, que se considera como dato clave para el juicio, el fiscal señaló que “no cabe ninguna duda, ya que ha sido acreditado con rigor científico por el médico Eugenio Aranda, el único que ha visto el cadáver y fue categórico en afirmar que ocurrió entre la una y las siete de la mañana”.

“En ese horario, la única persona que se encontraba en el domicilio era Lucila Frend”, afirmó.

Por su parte, el defensor Francisco García Santillán, declaró que “no hay dudas, hay certezas de que Lucila nunca pudo ser autora de este crimen” y remarcó que su clienta quiere que se investigue quién mató a su amiga.

El abogado afirmó que Lucila salió de su casa a las 7.30 del 10 de enero de 2007 y que de los ocho peritos que declararon en el debate seis aseguraron que el homicidio se cometió alrededor de las 12 de ese día y fijaron como horario mínimo las 8.

“Evidentemente, sólo con esto, la absolución es la única forma de terminar con este juicio. Y si a todo esto le sumamos todo lo que se ha dicho aquí sobre las livideces es imposible que (Lucila) haya estado en el lugar”, agregó.

Fuente: Télam

Anuncios