Actor de teatro, musicales, cine y televisión, Horacio Vay es un artista con una trayectoria de más de 20 años y una pasión de toda la vida.

Trabajó en distintas obras como Chicago, La Bella y La Bestia, La vuelta al mundo en 80 días, Drácula, Aquí no podemos hacerlo, Las invasiones inglesas y Los Borgia de Pepe Cibrián; en televisión, como por ejemplo una participación en El hombre de tu vida y en Los Únicos y en cine en Zenitram. Además, es docente en la escuela Aplausos y empieza este año en la Asociación Argentina de Actores.

Padre de dos hijos, Vay nos cuenta parte de su carrera y los momentos de su vida que más lo marcaron.

¿Cuándo descubriste que te gustaba el teatro?

Empecé a descubrir que me gustaba en la escuela primaria. Iba a una escuela católica y me pusieron a hacer los actos, y me empezó a gustar. Yo le decía a mi mamá que me alquilara los trajes, no que me los hiciera.

Después armamos un grupo folklórico en la escuela, yo era el cantante y presentaba los actos, en las fiestas de la familia imitaba a Sandro, hacía obras.

¿Tu familia te apoyó?

Mis papás me apoyaron, me pagaron los cursos, me preguntaban “¿qué queres hacer, jugar al fútbol?” y les decía “no, quiero ir a estudiar teatro”.

¿Cómo empezó tu carrera?

Empecé a estudiar teatro con Julio Chávez cuando tenía 16 años. Era la primera camada de actores a los que les empezaba a enseñar. Un día veo que en la televisión Pepe Cibrián está convocando para una obra musical en San Telmo que se llama Los Borgia. Fui y quedé. Y me hicieron cantar y no sabía que podía cantar. De 1700 personas quedamos 65 y fue mi primer trabajo y mi primer personaje. Después empecé a estudiar y a educar mi voz y ahí me di cuenta que podía cantar. Yo cantaba en los actos de la escuela folklore, pero no pensé que lo podía hacer profesionalmente.

Si me preguntas con quién me forme, con Julio Chávez, pero Pepe Cibrián me enseñó lo que era la profesión y el oficio, por eso también mi amor por los musicales.

Hiciste televisión, cine y teatro, ¿qué fue lo que más te gustó?

Yo en realidad me defino como actor. En este momento estoy haciendo teatro de texto, pero si hay un musical lo hago también, porque tengo el plus de que canto y aparte hay mucho trabajo en comedia musical.

Se dio  que trabajé en musicales, más que nada porque estás ahí y te enteras de que hay una audición e iba quedando en musicales hasta que se terminaron y empecé a trabajar en el San Martín, hice obras de texto, hasta que fui turnando, hacía cortometrajes para alumnos de cine, hice películas.

Además, ayer me llamaron de Telefé para hacer un unitario que va a salir que se llama “Quita penas” que es con gente del musical, es tipo un Glee pero argentino, y me llamaron para ser un profesor, y lo voy a hacer. Es mi trabajo. Pero tengo una tendencia más hacia el musical y hacia el teatro.

También das clases.

Doy clases hace dos años de comedia musical, teatro y entrenamiento en comedia musical, es decir, interpretación para cantantes. Tengo dos cursos en una escuela que se llama Aplausos. Ahora en marzo retomo y también voy a empezar a dar clases en la Asociación Argentina de Actores en comedia musical.

¿Y cómo llegaste a Los Kaplan?

Hace 10 días me llamaron de Los Kaplan, porque Alejandro Dara tuvo un accidente. Me llamó la directora, Eva Halac, por recomendación y me dijo si me animaba y le dije que sí, y estrenamos hace dos sábados.

La obra estuvo el año pasado con Tina Serrano por Marta Bianchi, Claudio Rissi por Alejandro Dufau, y Alejandro Dara que es el que reemplazo yo. La verdad que es maravilloso, porque es volver a hacer teatro de texto.

Yo ya arranqué con la obra empezada, pero me recibieron muy bien, como si hubiéramos trabajado toda la vida juntos, me hicieron sentir como parte del elenco. Hay un muy buen grupo humano, que es difícil encontrar por ejemplo en comedia musical porque hay un ambiente más competitivo. Acá es más tranquilo, el teatro de texto es más verdadero.

¿Cuál fue el personaje que más te marcó?

Para mi Amos, en Chicago, es el personaje mi vida, me encantó. Hace 28 años que hago teatro y Amos fue lo más grande para mí que hice. Lo vi a Salo Pasik hacerlo en el Ópera con Sandra Guida y Alejandra Radano en el 2000 y cuando lo vi dije este personaje, si yo tengo la edad, lo tengo que hacer y lo hice, fue como el sueño cumplido. Yo quería ser Amos y fui. Hasta el día de hoy me lo recuerdan, mis alumnos se anotan en mis clases porque fui Amos.

Ahora viene Los Miserables el año que viene que ahí quiero estar, otro de los personajes que quiero hacer es el tabernero.

Escrito para 3K Todo Noticias www.3ktodonoticias.com.ar – Entrevista realizada junto a Florencia Pezzimenti

Anuncios