Baterista de la banda Sótano Rex, Daniel Talio, se siente cómodo detrás de los tambores. Nunca le gustó el protagonismo.

Empezó a tomar clases a los doce años con un baterista de Jazz y luego se cruzó con varios bateristas de “la vieja guardia”, como Willy Iturri o el negro Colombres, de los cuales aprendió mucho.

Intentó estudiar en el conservatorio municipal, pero cuando quisieron cambiarle algo elemental de su manera de tocar, lo dejó.

Talio nos cuenta sus comienzos en el mundo de la música, cómo se formó la banda en la cual toca y su desarrollo, y sus influencias musicales.

¿Cuándo te iniciaste en la música?

Creo que mi inicio en la música se dio cuando tenía diez u once años. En ese momento empecé a escuchar mí música. Empecé a elegir y empecé a comprar. La primera banda que me movió todo fue Kiss. Recuerdo haber ido a ver la peli “Kiss contra los fantasmas” mientras la mayoría de mis compañeros bailaban con Los Parchís.

¿Qué estilo de música preferís? ¿Por qué?

Prefiero el rock, pero como es tan amplio no podría definirlo. Todavía me creo que existe una cultura rock. Y dentro de ella entran tanto Catupecu Machu como Los Auténticos Decadentes. Por eso, puedo moverme bastante libremente en ese mar, pero me cuesta mucho salirme de él. Detesto toda esa música envasada en Miami para Latinoamérica.

¿Cómo surgió esta banda con tus amigos?

No soy uno de los precursores de la banda, pero ahora soy un integrante más.  Me llamó un día mi amigo Tucho (bajista) y me dijo que buscaban un baterista (los dos anteriores se habían ido por diferentes motivos, ambos amigos míos), la primera respuesta fue “no”, porque cualquier cosa que me saque del sillón es no”. Pero una voz de mujer me intimó a que fuera y probara… Y acá estoy. A Tucho lo conozco del colegio, lo mismo que a Elvio. Con ambos habíamos tocado cuando íbamos a la secundaria. A Juan lo conocí ahora.

¿Cuándo ensayan?

Ensayamos fijo los lunes, en el sótano de la casa de Elvio. Cuando tenemos que tocar o cuando grabamos algo, agregamos otros días.

¿Hay algo que desearías cambiar de la banda?

De la banda me gustaría cambiar… el talento de los músicos; ninguno de los cuatro es un virtuoso, pero prefiero ser un músico mediocre a ni siquiera intentarlo.

¿Cuáles son tus obligaciones y las del resto de los integrantes?

Uno es abogado, el otro es ingeniero naval, el otro tiene sus emprendimientos comerciales (empresario) y yo soy profesor universitario. O sea, hay una movida durante la semana, pero los lunes nos juntamos en el sótano, nos tomamos un vino y transpiramos un rato.

¿Para vos cuál es la definición de éxito?

¿Éxito? Salida, Oh…. (EXIT-o) No vivo en la dicotomía éxito-fracaso. Una vez alguien me gritó por la calle “mediocre, fracasado”  y no tuve respuesta… era como si hubiera hablado en otro idioma. Para arriesgar una definición: que la gente que apreciás reconozca lo que vos hacés, y la manera en que lo hacés.

¿Qué expectativas a lograr tenés con la banda?

La primera expectativa es que no nos veamos la semana próxima. La segunda, perder la vergüenza y decidirnos a tocar más seguido en Capital. Y la tercera, que podamos llegar a fin de año y brindar los cuatro juntos sin nada que reprocharnos.

¿Te gustaría dedicarte sólo a la música?

Lo intenté, por allá, a los veinte… pero soy muy haragán. Además no sabría cómo manejar algo que disfruto con la corrupción propia del dinero. Tengo una relación poco sensata con el dinero. Es el dilema de cualquiera que se dedique a algo relacionado con el arte, algo así como el pecado original; ser consciente de que tu obra es una mercancía a la cual se le pone un precio que no tiene nada que ver con el valor que tiene en sí misma. Son problemas del capital.

¿Qué es lo que más disfrutas al estar sobre el escenario?

Cuando me bajo y sé que hice las cosas bien. Arriba, mucha tensión como para disfrutar. A lo sumo, una mirada cómplice con alguno… pero estoy muy metido en lo mío. Intento no desconcentrarme un minuto porque puedo hacer un desastre. Me ha pasado y es una sensación angustiante… la evito estando lo más alerta posible. A lo sumo, disfruto los últimos temas.

¿Preferís tocar temas propios o covers?

Yo siempre prefiero los temas propios, cuando esos temas me gustan. Los covers son para arengar a la gente que no conoce tus canciones. Pero tocar una linda canción, en la que estuviste en la cocina desde el comienzo y que suene como habías ideado (y para colmo si le gusta a alguna gente) eso es gratificante.

¿Qué bandas influyeron en la definición del estilo musical de Sótano Rex?

Es una pelea que tengo con los demás integrantes de la banda. Es que yo creo que somos una banda muy ochentosa,  y a veces me pone loco. Pero lo acepto; nuestro pasado nos condena. Tenemos temas que sonarían bien para Don Cornelio o Fricción. Además, no buscamos aquello que nos frustraría, las limitaciones propias de cada uno nos marca un poco el camino. Rock, cuatro por cuatro, y que suene digno.

¿Dónde suelen tocar? ¿Dónde tocaron?

Hemos tocado más fuera de Capital. Nos fuimos a Catamarca y tocamos en Tinogasta y Fiambalá. Una experiencia increíble. También en Luján y algún show en el CBGB de acá. La vergüenza es nuestra enemiga.

¿Tienen algún disco propio?

No tenemos disco propio. Grabamos tres temas un tiempo atrás y con eso nos manejamos. Sonó mucho en radio POP y anduvo bien. Siempre está la idea de grabar más y hacer un disco… quizás este año.

Escrito para 3K Todo Noticias www.3ktodonoticias.com.ar

Anuncios