Con tan sólo 21 años, la carrera de Matías Mayer recién está comenzando. Sin embargo, posee una gran formación desde hace cuatro años en canto, y en teatro y danza, ya que quiere ser lo más completo posible. “Me gusta estar muy formado para lo que sea que pueda venir”, expresa.

Tiene experiencia en presentaciones en teatro amateur y trabajó en la tira de Disney “Jake & Blake”. Actualmente se encuentra interpretando a Gabriel, el hijo menor, en la comedia musical “Casi Normales”, papel por el cual se convirtió en una de las revelaciones de la temporada.

Apasionado por lo que hace, Mayer nos cuenta sus comienzos en el arte, sus experiencias actorales, su trabajo en “Casi Normales” y la grabación de su disco solista.

¿Cuál fue tu primer contacto con la comedia musical?

Creo que fue a los cuatro años cuando fui a ver a mi hermano hacer una obra (El mago de Oz) en el colegio y me quedé fascinado. Me acuerdo que lo vi, por lo menos, cinco veces. Después yo me incorporé a las obras escolares cuando entré en la primaria y en la secundaria ya empecé a mirarlo de una manera más seria y a formarme.

¿Cómo fue la experiencia de trabajar en Jake & Blake para Disney Channel?

Increíble. La verdad la pasé bárbaro, tanto socialmente como profesionalmente. Fue una sorpresa porque, sinceramente, yo no consideraba entre mis opciones la idea de hacer TV. Pero cayó de sorpresa y me enseñó mucho para lo que vino después. En todo sentido. Y me encantó poder compartir el proyecto con gente que tiene mucha trayectoria en el medio. Es otra cosa al teatro, muy distinto, pero la verdad que me encantó y agradezco haber podido vivir esa experiencia.

¿Cuál es tu papel en “Casi Normales”? 

Mi papel es Gabriel, el hijo de la familia. Me gusta definirlo como un típico adolescente, en el buen sentido. Es decir, es un chico con mucha energía, mucha potencia en todo lo que hace. Y por sobre todo, tiene ese poder que hemos tenido todos cuando llegamos a la edad de los 18, más o menos, (o al menos eso creíamos) de creer que la tenemos clarísima y que las sabemos todas. Vendría a ser el hijo “perfecto” que toda madre desearía tener, con todo lo que eso implica para la hija más chica, Natalie.

¿Por qué audicionaste para ese papel?

Tuve la suerte de ver esta obra (Next to Normal) en Nueva York en el 2009 cuando me fui a hacer un curso intensivo de comedia musical. Y la verdad que me encantó la obra en general, me pareció extraordinaria. Y por sobre todo, me encantó el personaje de Gabriel. Con lo cual cuando me enteré que venía a Buenos Aires, no dudé en presentarme.

¿Cómo fue la audición?

La audición estuvo muy buena. Los directores (tanto el Indio Romero, como Gaby Goldman y Diego Jaraz, que estaban presentes en la audición) lograron transmitir un sentimiento de calidez y amabilidad que siempre hace que los que audicionan puedan reducir sus nervios (dentro de lo posible) y lograr dar lo mejor de cada uno. Por lo que, en mi opinión, estuvo muy bueno. Fueron tres etapas. La primera de canto, la segunda de actuación y luego se definió el elenco.

¿Cómo te preparaste?

Me preparé mucho para este papel, porque de verdad sentía que podía quedar. En mis clases de canto preparé todos los temas y en clases de interpretación vocal aproveché para lograr integrar lo que es actuación y canto, de manera que sea más completo.

¿Cómo fue trabajar con Luis Romero, un director principalmente de texto?

Fue un factor clave para que la obra sea lo que es hoy, me parece. Esta es una obra que requiere de un contenido actoral muy exigente de parte de todos los actores. Y al tener un director de texto, se fijaba en detalles que, claramente, hacían la diferencia para el mensaje que se transmitía. Básicamente ayudó a que la obra tomara una profundidad distinta y necesaria para este espectáculo. Y él como persona es un placer para trabajar porque genera un clima tan cálido que hace que podamos dar lo mejor de nosotros.

¿Qué significa para vos formar parte de esta obra tan exitosa?

Es una locura. Todavía no logro digerir todo esto que me está pasando, pero definitivamente lo vivo muy agradecido y con una felicidad extrema. Me ha tocado, en alguna oportunidad, sentarme en la platea y mirar la obra y cuando lo hice no podía creer la obra en la que estaba metido. Una perfección en todo aspecto. Desde los actores con los que me toca compartir este proyecto, que son extremadamente talentosos y a quienes admiro profundamente, hasta la banda dirigida por Gaby que suena a la perfección, la escenografía, las luces, todo. Ese día, me acuerdo, salí de la función e iba en el auto diciendo: no puedo creer lo afortunado que soy de formar parte de este flor de espectáculo.

¿Y ser una de las revelaciones de esta temporada?

Con respecto a lo de revelación, eso sí no lo pienso porque me da muchos nervios. La verdad es que es algo más que no digiero todavía, pero que igual trato de ser lo más consciente posible de todo esto y ser lo más agradecido que puedo. Igualmente, sacando todo lo que me genera estos nervios, la realidad es que no podría estar más feliz con todo lo que me está pasando.

¿Cuáles son tus proyectos a futuro?

Ahora estoy con Casi Normales y estoy grabando un disco solista. Es mi otro gran proyecto para este año. Es de música pop, apuntado principalmente al target adolescente y que creo que puede andar muy bien. Cada tanto vuelvo a escuchar los temas y la verdad que están muy buenos. Estoy trabajando en eso con Nicolás Repetto (director musical de Polka y director de Metrónomo Music). Por ahora eso, y muy contento. Suelo ser de querer hacer mil cosas al mismo tiempo, pero este año me propuse concentrar la energía en pocas cosas y poder dedicarle mi máximo empeño, así que en eso estoy.

Escrito para 3K Todo Noticias www.3ktodonoticias.com.ar

Anuncios