Tag Archive: Entrevista


Actor de teatro, televisión, cine y cantante, Nicolás Maiques es un artista multifacético que está ingresando también en el terreno de la producción.

Trabajó en televisión en novelas como “Doctor Amor”, “Rebelde Way”, “Floricienta”; en teatro en “El viaje a ninguna parte”, “Socorro, malcriados”, “El Espejo”, “Las déspotas”; en cine en “Palermo Hollywood” y “Vivir intentando”, sacó su disco “Diferente pero igual” y realizó diversas publicidades. Actualmente, se encuentra realizando y produciendo “Chicos Católicos, apostólicos y romanos”.

Sin embargo, a la hora de elegir alguna de las actividades que más disfruta hacer, no puede. Le gusta poder realizar un poco de todo, ya que “cada cosa tiene su jugo y su color”.

Es por eso también, que estudió teatro, canto y baile en diferentes lugares. Asegura que “fui tomando un poquito de cada cosa y fui armando mi propio combo”.

Maiques nos cuenta sus primeros pasos en el mundo artístico, algunos de sus trabajos y cómo, además de dedicarse a la actuación, comenzó a incursionar en el campo de la producción junto a Juan Paya.

Sigue leyendo

Pintor nacido en Buenos Aires, Marco Ortolan se dedica al arte desde hace muchos años para reflejar la belleza de la vida en sus obras.

Comenzó a estudiar dibujo, particularmente carbonilla, durante seis años en el taller del Artista Miguel Pérez Macia, para luego volcarse a la pintura al oleo y al dibujo en birome. Paralelamente, realizó la carrera de Arquitectura, lo cual le quitó tiempo para dedicarse completamente a su pasión.

Hizo exposiciones, tanto colectivas como individuales, desde muestras en Italia hasta la última en el Museo Quinquela Martín, pasando también por Galerías de Arte en distintos países como Argentina, México o Portugal.

Ortolan nos cuenta cómo realiza sus obras y lo que expresan, tratando de buscar constantemente la belleza en la naturaleza y en la humanidad para plasmarlo en su arte.

Sigue leyendo

Actor de teatro, musicales, cine y televisión, Horacio Vay es un artista con una trayectoria de más de 20 años y una pasión de toda la vida.

Trabajó en distintas obras como Chicago, La Bella y La Bestia, La vuelta al mundo en 80 días, Drácula, Aquí no podemos hacerlo, Las invasiones inglesas y Los Borgia de Pepe Cibrián; en televisión, como por ejemplo una participación en El hombre de tu vida y en Los Únicos y en cine en Zenitram. Además, es docente en la escuela Aplausos y empieza este año en la Asociación Argentina de Actores.

Padre de dos hijos, Vay nos cuenta parte de su carrera y los momentos de su vida que más lo marcaron.

Sigue leyendo

Un artista fuera de lo común, que no solo captura imágenes en alta velocidad, sino que lo hace mientras le lanza balas a distintos objetos.

Alan Sailer, estadounidense de 54 años, comenzó tomando esta clase de imágenes hace alrededor de tres años, ya que estaba interesado en las fotografías de alta velocidad. A partir de esto, descubrió que necesitaba un flash especial, que era mucho más rápido que el común utilizado en prácticamente la totalidad de las cámaras.

Frente a esta situación, Sailer ingresó a Flickr, la red social en la cual las personas comparten fotografías, y encontró allí a una persona que había construido su propio flash. Así, creo un flash más rápido, lo que le permitió capturar este tipo de imágenes.

Sailer subió las fotografías tomadas a Flickr y empezaron a circular por toda la web, lo que lo llevó a tratar de mejorarse continuamente.

Sigue leyendo

Luego de ser sancionada la ley de matrimonio igualitario, Alejandro Vannelli (61), representante de artistas, habla sobre ésta, las consecuencias, los beneficios, la oposición, la adopción y sus experiencias personales en las oficinas de su estudio.

Contrajo matrimonio con su pareja Ernesto Larrese (60), actor, el 30 de julio, siendo los primeros beneficiados en Capital Federal.

La ley de matrimonio igualitario se sancionó el 15 de julio tras 14 horas de debate. Con 33 votos a favor, 27 en contra y 3 abstenciones, Argentina se convirtió en el primer país de Latinoamérica en aceptar el casamiento entre personas del mismo sexo.

¿Qué significa la sanción de la ley de matrimonio igualitario para la Argentina?

– Yo creo que va a ser un cambio muy importante, no solamente para la gente que se pueda casar, sino creo que va a ser un cambio de paradigma. No sabemos a dónde va a ir llevando esto. También generó un movimiento muy importante en muchos grupos que se empezaron a manifestar; ya sea apoyando, en contra, algunos de manera muy violenta, otros no. Esto para mí es un gran primer paso para muchos cambios que se vienen.

Ya se están empezando a tratar otros proyectos como la ley de identidad de género. ¿Cree que va a haber otras sanciones con respecto a estos derechos?

Siguen habiendo algunos derechos que aún no están establecidos. Vamos a ir por la ley de identidad de género, porque otra gente tiene otro tipo de sexualidad y no puede ser que no tenga en su documento su nombre que es legal, o en otras situaciones se los hace cambiar de género y votar en las mesas con los hombres para citar un ejemplo.

Hay muchas cosas que tienen que ver con la violación de algunos derechos reales que hay que trabajar.

¿Cuáles son los derechos que recibieron a partir de la ley?

El primero y principal es que desde el Estado no hay una diferencia. Es el mismo nombre, matrimonio, para el mismo derecho, sea para una pareja heterosexual u homosexual.

Uno de los derechos que se otorgan y del que se habló tanto es la adopción. Existe desde 1997 por una ley que habla de “la persona”, es decir que puede adoptar cualquiera. El problema es que la patria potestad la tiene uno solo. Y el otro no puede tomar ninguna decisión. Con el matrimonio, la patria potestad es compartida.

También permite compartir la obra social, la herencia y muchos detalles que tienen que ver con lo social y lo cultural. Además, más allá de todo, está la aceptación, el amparo de la ley frente a la sociedad en la que vivimos.

– El 13 de julio se reunieron frente al Congreso numerosas familias realizando una marcha en contra de la ley de matrimonio igualitario. Vestidos de color naranja, y con banderas con frases como “Vivamos de acuerdo al sexo que Dios nos dio”, se manifestaron a favor de la familia conformada por madre y padre. ¿Qué opina acerca de la marcha donde acudieron muchas personas?

A mí me parece que está bien, que cada cual se exprese. Pero por otra parte, hay cosas que no condicen con su pensamiento. Que ellos por un lado se alteren y utilicen los fondos que le da el Estado a la Iglesia para pagar colegios, para juntar gente y obligarlas desde las escuelas a ir a una marcha en vez de dejar que vayan por sí solos los que quieren ir no me parece correcto.

Cómo puede ser que no hagan eso mismo para pedir a la jerarquía eclesiástica, que tanto Grassi, como el Obispo Storni, o el capellán Von Wernich, dejen de dar misa o comunión. Sin embargo, se alteran con el padre Alessio, que lo único que hizo es apoyar nuestra posición.

– Hay muchas personas que están a favor de la ley de matrimonio igualitario pero en contra de la adopción. ¿Por qué cree que muchos no aceptan esto?

Hay problema con los homosexuales si adoptan niños, a ver si los violan. Lo único que está comprobado hoy en el mundo es que el 90% de los niños o niñas abusados son abusados por sus padres o parientes cercanos de familias heterosexuales, o en las escuelas religiosas, donde hay pederastas y donde ha habido abuso con los niños. El asesino es tanto homosexual como heterosexual; el violador es tanto homosexual como heterosexual; tiene que ver con la persona, no con su orientación sexual.

A pesar de haber muchas personas en contra de la ley, también se encontró una cantidad importante a favor. ¿Usted cree que a partir de esta ley, grupos de la sociedad, fuera de la Iglesia, más conservadores o discriminadores, pueden llegar a abrir su mente?

– Ya lo están haciendo, la cantidad de mails y de encuentros que yo he tenido en la calle con gente me lo demuestra. Conozco el caso de una persona que vivió desde los quince hasta los setenta años ocultándole su condición de homosexual a su familia y su familia ocultándoselo a él también, cuando todos sabían todo, porque no se animaban a hablar. Fui a ver un espectáculo que hace Alcón con Francella y al final un muchacho como de treinta años se me acercó besándome la mano, para decirme que había hablado por primera vez con su madre y se puso a llorar porque habían podido hablar de verdad.

¿Ustedes se querían casar en el 2007…?

Sí, en realidad fue todo un movimiento, porque no teníamos ganas de casarnos. La Federación de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales estaba buscando un caso emblema como para que los abogados pudieran comenzar con este trabajo, y para que tuviera más repercusión en los medios. Se necesitaba alguien que tuviera determinado peso; al ser nosotros una pareja de 31 años, yo tener una hija y nietos, ser conocidos en el medio, muy queridos y nunca hemos sido discriminados en lo general, nos pareció un caso ideal para que nos presentáramos  en el registro civil a solicitar el casamiento para que nos rechazaran y pudiéramos realizar el pedido ante la jueza. En ese momento fuimos a hacerlo para que empezara esta causa. Ahí fue cuando empezó a moverse el caso en la prensa.

– ¿Eso ayudó también a que otras personas se unieran?

Sí, después seguimos con otras estrategias y una de ellas fue presentar muchas parejas, porque como la elección del juez es por sorteo, estábamos esperando que algún juez cambie de posición. Aunque no es lo mismo que el poder legislativo, porque el juez posibilita sólo ese matrimonio y no el resto; era una manera de establecer precedentes, y así fue que hubo nueve casamientos previos a la ley.

¿Qué cree que motivó el cambio entre la situación entre el 2007 y hoy?

– El tiempo influyó. Los cambios se dan de a poco. Nos fuimos encontrando con gente que abrió su mente, el tema en la prensa empezó a interesar más, se empezó a ver que tenía más repercusión en la sociedad, y así se fe trabajando hasta que se logró que se tratara en las comisiones. Pero es todo un proceso, que llegue, que se vote, que pase a Diputados….El año pasado se perdió de a poco, porque la presidenta tenía que ir al Vaticano y el Frente por la Victoria no apareció.

– Para finalizar, ¿qué significa ser la primera pareja que se casó luego de la ley en Capital?

En principio, representa mucho porque nosotros venimos trabajando hace mucho tiempo. Desde la Federación creemos que esta gente, con todo respeto, de Santiago del Estero, no es el primer caso. De todos lados salía alguien para ser los primeros, pero ninguno había participado del proceso anterior. Nosotros somos los que abrimos paso. La intenciòn de todos era que nosotros teníamos que ser los primeros en casarnos y así lo fuimos.

A mí me pone muy orgulloso. Nunca lo imaginé así, ni ocupar ese espacio. Pero significa mucho porque hemos trabajado para eso, sin pensar en que seríamos los primeros.

 

Alejandro Vannelli está comprometido en la búsqueda de los derechos igualitarios, ya que desde hace años viene anhelando este reconocimiento por parte de la ley hacia la unión de las personas del mismo sexo. Según cuenta Alejandro, estuvo presente durante todo el proceso judicial hasta que se aprobó la ley y acudió a los poderes legislativos y judiciales. Estando en el Congreso sufrió el repudio de miembros de la Iglesia y católicos ortodoxos, pero también tuvo la dicha de recibir reconocimientos por parte de otro sector de la sociedad que se sintió, a partir de la unión civil con Ernesto, capaz de dar a luz su orientación sexual.

Dice que así como existen las violaciones de niños en familias heterosexuales, y hasta dentro de la Iglesia, no hay por qué creer que hay más posibilidades de abuso en homosexuales. Cree que muchas cosas cambiaron en la sociedad argentina desde aquel 2007, cuando él junto a su pareja se quisieron casar y se lo negaron, y piensa que a partir de esta ley todavía hay cosas que van a seguir cambiando.

Se lo ve muy conmovido por el resultado de dicha aprobación, y por supuesto por los recuerdos de la ceremonia de bodas y la gran fiesta realizada…fue él quien dijo “se trato de una fiesta de la alegría”.

Entrevista realizada a Fernando Chiappussi, programador del BAFICI luego de la conferencia “Rogério Sganzerla: luz en la oscuridad”.

Florencia Doynel: Muchas gracias por su tiempo. Para comenzar queríamos preguntarle: ¿Por qué Rogerio Sganzerla es considerado un símbolo del cine marginal en Brasil? ¿Cómo se ve plasmado esto en la película que realizó con Helena Ignez?

Fernando Chiappussi: Sganzerla, junto con otros realizadores como Júlio Bressane, fue el ariete de un movimiento que a fines de los años ’60 se diferenciaba del cinema novo del consagrado Glauber Rocha, si bien el cinema marginal fue visto en su momento como una derivación del cinema novo. Les llamaron marginales porque se separaron abiertamente de los requisitos mínimos de narratividad, género o puesta visual que tiene el cine estrenado comercialmente. El primer largo de Sganzerla, O bandido da luz vermelha, es de 1968 y fue pionero del movimiento; y una parte importante de las películas del cinema marginal fue realizada por la productora Belair que Sganzerla fundó junto con Bressane.

En el trabajo con los actores -y particularmente con Helena Ignez, que participó de casi todos sus films- el cinema marginal de Sganzerla se aparta del naturalismo y rompe la “cuarta pared” constantemente, con parlamentos de los actores a cámara, por ejemplo, o largas tomas en las que los actores improvisan en base a una situación dada. Bertold Brecht es una influencia importante en este sentido, si bien la puesta en escena va más allá de la repetición de recursos del teatro brechtiano.

Samantha Schuster: ¿La nueva generación de directores de cine en Brasil, como Bruno Safadi, reciben y ponen en práctica el legado de Rogerio? ¿Qué oportunidades tienen éstos de presentarse en eventos como el BAFICI?

F.C.: Los directores de la nueva generación presentan a menudo sus films en el BAFICI, pero la verdad es que no veo una continuidad del cinema marginal en ellos, ni siquiera en Meu nome é Dindi, el largometraje de ficción de Bruno Safadi, quien además codirigió el documental sobre Belair que dimos en el BAFICI.  Creo recordar que en la mesa el propio Safadi mencionaba esto.  Si hay una sobrevida de los postulados del cinema marginal está en los realizadores de esa época que siguen esporádicamente en activo, como Andrea Tonacci, el propio Bressane o incluso Mojica Marins. En cambio los más jóvenes están mucho más cerca del relato tradicional y del cine industrial, aun dentro de los parámetros de la independencia: pienso en realizadores como Paulo Caldas, quien produjo Deserto feliz, Marcelo Gomes, Cinema, aspirinas e urubus o Karim Ainouz, Madame Satá. Esto en sí mismo no es bueno ni malo, simplemente son diferentes rumbos.

F.D.: ¿Cómo ve posicionado el cine latinoamericano a nivel mundial?

F.C.: En la última década el cine latinoamericano independiente ganó importantes espacios y muchos premios en festivales, sobre todo el mexicano y el argentino. Otros países tienen una aparición intermitente, como Perú, Uruguay o Colombia. Chile está atravesando un muy buen momento, similar al que tenía el cine argentino hace diez años: hay una nueva generación. Brasil siempre está presente aunque con rendimiento más desparejo; otros países están en momentos de transición generacional, como Cuba, y es difícil saber qué rumbo tomarán. Para algunos el cine es una excepción y producen películas muy raramente, como Paraguay. En general todos estos cines recurren a coproducciones con países europeos y/o la autogestión vía las tecnologías digitales.

En cuanto al cine industrial, depende de la coyuntura en cada país. Brasil y México son punta en ese campo, aunque este tipo de producciones generalmente no salen del mercado interno de cada país.

S.S.: A la hora de seleccionar las películas que formarán parte del BAFICI,¿Quién está a cargo? ¿Cómo se lleva a cabo el proceso?

F.C.: La selección de películas la realiza un equipo de seis programadores -que integro- junto con el director del festival. Vemos las películas y discutimos. A veces discutimos mucho, porque todos tenemos distintos gustos. La forma de ver las películas es bien viajando a otros festivales o pidiendo copias de trabajo en dvd. También tratamos de ver todo lo que nos mandan (más dvds). A veces, en el caso del cine argentino, vamos a las salas de edición, porque la película no está terminada o porque el director no quiere darnos una copia. Los directores pueden ser muy celosos con sus cosas.

F.D.: ¿Qué diferencias nota con las ediciones pasadas del BAFICI a comparación con la de este año en cuánto a contenido y organización?

F.C.: Cada año la organización se va aceitando más y creo que hace ya varios que tiene un nivel de excelencia, lo vemos en la comparación con otros festivales a los que vamos. El contenido siempre es muy ecléctico. Este año, por ejemplo, tuvimos una parodia del cine negro de blaxploitation con Black Dynamite y un plano de una chimenea de una hora de duración, por ejemplo en Ruhr, de James Benning. Entre ambos extremos cabe de todo. Este año quizá coincidieron una serie de películas protagonizadas por animales y/o niños, muy alejadas del rol que suele dárseles en el cine industrial: por ejemplo la ganadora Alamar (mexicana), Go get some rosemary (norteamericana), Yuki y Nina (francesa), Sweetgrass (inglesa), Agua fría de mar (costarricense), The girl (sueca) o La Pivellina (austríaco-italiana). La mayoría de estos títulos pivotea en una zona ambigua entre la ficción y lo documental, muy interesante y prometedora.

S.S.: Muchas gracias por su tiempo nuevamente.

F.C.: De nada.

Daniel Scioli nos recibe en una de las oficinas del edificio del Banco Provincia para tratar el tema del Bicentenario, los proyectos y festejos que se tiene pensado realizar y nos cuenta cómo ve a la Argentina de la actualidad. Además, nos muestra su posición frente al trabajo que debe realizar día a día: “Todo mi esfuerzo y dedicación están en tener una provincia ordenada, tener una provincia más social, con una convivencia democrática en cuestión nacional”.

Daniel Scioli nació el 13 de enero de 1957 en el barrio de Villa Crespo, Capital Federal, y antes de incursionar en la política, se dedicó al deporte: compitió profesionalmente en carreras de motonáutica, ganando importantes títulos mundiales. Luego, se dedicó a la actividad empresarial, como Director de Electrolux Argentina. Su carrera política comenzó en 1997, año en que fue electo Diputado de la Nación por la Ciudad de Buenos Aires. En 2001, asumió el mando de la Secretaría de Turismo y Deporte de la Nación, y dos años más tarde se presentó como compañero de fórmula de Néstor Kirchner con el Frente para la Victoria. Así, accedió a la Vicepresidencia de la Nación y Presidencia del Senado. Finalmente, el 10 de diciembre de 2007, Scioli asumió el cargo de Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, que actualmente ejerce.

Periodista: ¿Cómo ve la República luego de 200 años de historia?

Daniel Scioli: Yo soy muy apasionado de Argentina y muy fanático de nuestro país porque será que la oportunidad de haber viajado por todo el mundo por mi carrera deportiva o empresaria aprendí a valorar y a querer más a la Argentina. Entonces no me pasa lo que algunos dirían: uy afuera, en otros países, se vive mejor, están mejor. Pero realmente para mí es un país maravilloso, con dificultades obviamente, pero con una energía emprendedora formidable, un muy buen nivel cultural, educativo y veo que más allá de las alternativas institucionales y más allá de distintos tipos de problemas tenemos que pensar en grandes cosas también. La juventud está llamada a asumir una gran responsabilidad porque es la gran protagonista del cambio.

P.: ¿Qué obras públicas con respecto al Bicentenario se están llevando a cabo? ¿Y qué actividades en la provincia de Buenos Aires se tiene pensado realizar para conmemorarlo?

D. S.: Yo de las obras públicas a las cuales les doy prioridad son las obras que tienen que ver con la salud de la población, las cloacas, el agua potable, el asfalto y la vivienda. Creo que son obras que cambian la vida de una familia y el acceso a las cloacas que dejan atrás a la contaminación, que ya la hay, el asfalto, de los que tienen el inconveniente de vivir en el barro. Esto ayuda también a controlar su bien ciudadano. Por lo tanto, en obras de infraestructura la prioridad es esa, cómo llegar a la mayor cantidad de cobertura de agua potable y de cloacas en el conurbano, a construir la mayor cantidad de viviendas y asfaltar la mayor cantidad de calles, porque esas obras generan trabajo cuando se están realizando y mejoran también algunos sectores.

Después hay una agenda cultural, nosotros tenemos obviamente el teatro argentino que es el ícono cultural, estamos inaugurando el teatro de la provincia, museos, distintos lugares en la provincia recuperando un gran patrimonio arquitectónico. Pero, yo creo que el mejor homenaje que le podemos hacer al Bicentenario es esto que yo te decía, el tema de las escuelas, que estamos duplicando las camas en los hospitales… La educación es un tema central, y ahora somos la provincia que más invierte en educación del país, que cada chico pueda tener una computadora y facilitar el acceso a Internet. La tecnología es un gran igualador.

Una economía que viene creciendo necesita que vos le adaptes los caminos, tenés que cuidar las calles, mejorar el sector fiscal. Es el progreso, ¿no? Y si hemos logrado crear cinco millones de puestos de trabajo, cómo hacemos ahora para, aparte de que haya trabajo, que haya una mejor vivienda, mejores servicios, mejor educación.

P.: Haciendo un balance de los 200 años de historia argentina, ¿cuál es su mensaje para las futuras generaciones?

D.S.: Me imagino en los próximos doscientos años pensando con sueños, con grandeza, que vamos a conseguirlo. Tenemos un país que tiene una energía increíble, un país en el que en este contexto internacional se nos abren oportunidades maravillosas, el mundo va demandando cada vez más lo que Argentina esta en condiciones inmejorables de ofrecer, diversidad de sectores turísticos, energía, alimentos. Hay que prepararse para eso. Cuidar la cuestión ambiental, para eso es fundamental la educación, cuando yo pienso en combatir la inseguridad pienso en educación, cuando pienso en crear empleos pienso en educación.

Lo importante es planificar, no andar siempre empezando de vuelta en la Argentina, tener en claro de dónde venimos y hacia dónde vamos, yo tengo esa manera de trabajar. Tener en claro cómo queremos que sea y que todos tenemos que trabajar por la Argentina que queremos construir. Tiene que ser un país más integrado, el diseño de mapas productivos, la logística de transporte, cómo vamos a educar a las empresas productivas, cómo logramos mayor integración en la región, todos los corredores productivos, cómo universalizamos el acceso a las nuevas tecnologías, que una mayor desigualdad se va a ver cuando algunos chicos hayan podido acceder a Internet y otros no, cuando algunos tengan computadora y otros no. Hoy en el mundo se habla de una alfabetización informática con esto de Internet.

P.: ¿Usted tiene pensada la candidatura a Presidente?

D.S.: Mirá, yo desde mi época ya de deportista, de estudiante, me concentro siempre en tratar de hacer lo mejor posible el trabajo que me han encomendado. De chico practicaba natación, si quería batir el récord de los 400 metros y no había ganado todavía la de 100, era algo que yo me exigía terminar de hacer, lo mismo en la política. Uno lo que tiene que hacer es un buen trabajo, yo tengo la responsabilidad de gobernar la provincia que representa el 40% de la Argentina, viven 16 millones de habitantes. Entonces, lo que tengo que hacer es ver cómo mejoro la provincia día a día, cómo desde la provincia ayudo al resto del país. Todo mi esfuerzo y dedicación están en tener una provincia ordenada, tener una provincia más social, con convivencia democrática en cuestión nacional. Esta es mi prioridad.

Entrevista hecha por Samantha Schuster, Florencia Pezzimenti, Florencia Doynel, Lucía Santilli y Natalia Sánchez