Tag Archive: radiación


Comenzaron ayer por la noche actos de conmemoración por las víctimas de la catástrofe nuclear ocurrida hace 25 años, en 1986, en Chernobyl, Ucrania.

Uno de los actos fue protagonizado por el patriarca de la Iglesia rusa ortodoxa, Kirill, quien tocó la campana de Chernobyl, la cual suena tradicionalmente el día del aniversario del acontecimiento.

La organización ambientalista Greenpeace, por su parte, proyectó imágenes sobre el reactor 4, que explotó el 26 de abril de 1986. Además de una calavera, se pudieron observar textos en contra de la energía nuclear en japonés, alemán y ruso. “Estamos obligados por las víctimas de Chernobyl a abandonar la energía atómica”, señaló Tobias Münchmeyer, uno de sus miembros.

En Rusia, la organización Bellona encendió en San Petersburgo antorchas voladoras, que se elevaron al cielo.

El 26 de abril de 1986, a unos cien kilómetros al norte de Kiev, se produjo el mayor desastre nuclear de la historia. Uno de los reactores de la central atómica de Chernobyl sufrió un sobrecalentamiento del núcleo, el cual estalló y liberó materiales radiactivos quinientas veces mayor a los de la bomba de Hiroshima.

“Lo de Chernobyl fue una cadena de errores que no se cometieron por ignorancia, ya que los autoridades de la planta sabían lo que estaban haciendo. Fueron órdenes irresponsables que los operarios obedecieron en un país en el que había que obedecer. El problema fue que tampoco contaban con el edificio de contención que deben de tener todas la centrales nucleares y que fue una de las enseñanzas que dejó este gravísimo accidente”, explicó Javier González, especialista en energías de Ecologistas en Acción.

Las consecuencias del desastre todavía siguen vigentes, luego de 25 años. La tercera parte de Bielorrusia está contaminada y en gran parte de Ucrania sigue habiendo radiactividad. Asimismo, la radiación causó cáncer y otras enfermedades graves.

A su vez, se realizaron y se lo sigue haciendo, sobre todo con la situación actual de la planta japonesa de Fukushima, cuestionamientos sobre el uso de centrales nucleares.

Fuente: Agencias

Anuncios

Las autoridades japonesas declararon hoy el máximo nivel de alerta nuclear en la central atómica de Fukushima. Esto solamente se había registrado en el accidente de Chernobyl en 1986.

Japón elevó el alerta nuclear de nivel 5 a 7 para todas las consecuencias de las catástrofes, incluidas las de a largo plazo.

La fuga de Fukushima podría incluso superar la emisión de radioactividad de la antigua planta soviética, según indicaron fuentes de la administradora de la planta.

Este aumento en el nivel implica consecuencias para la salud de la población y el medio ambiente en un amplio radio.

El Gobierno, por su parte, ordenó ampliar la zona de evacuación de los ciudadanos, que antes se mantenía en los 20 kilómetros.

En una conferencia de prensa, el primer ministro Naoto Kan, señaló que continúan con la lucha contra la catástrofe nuclear y que la situación de Fukushima, en particular, “se estabiliza paso a paso”. Por este motivo, “no hay planes de cerrar inmediatamente las plantas atómicas” japonesas, explicó.

La empresa Tepco  indicó que las bombas de agua que refrigeran los bloques de reactores siguen operando a pesar de las dos réplicas de 6,4 y 6,3 grados de magnitud en la escala de Richter que se produjeron en el día de hoy al noreste de Japón.

Fuente: Télam

La Agencia de Protección Medioambiental escocesa (SEPA) comunicó hoy que se encontraron niveles bajos de yodo radioactivo en el aire de Gran Bretaña, provenientes de la planta de Fukushima en Japón.

SEPA señaló, que una muestra del aire en Glasgow, Escocia, demostró que había partículas radioactivas de la central nuclear de Fukushima.

El científico encargado de la unidad de sustancias radioactivas del organismo, James Gemmill, aseguró que “la concentración del yodo es extremadamente baja” y por este motivo indicó que “no es de preocupación para la salud pública”.

El Reino Unido aumentó el nivel de monitoreo del aire para detectar los niveles de radiación procedentes de Japón.

Fuente: Telam

 

Trabajadores de la planta de Fukushima hallaron hoy plutonio en el suelo del complejo nuclear, sin embargo, los rastros no presentan un riesgo para la salud humana, señaló el operador.

El plutonio se encuentra presente en el combustible del complejo, el cual tuvo fugas de radiación desde hace más de dos semanas.

El vicepresidente de la operadora de la planta, TEPCO, explicó que “el plutonio hallado en esta ocasión se ha visto a un nivel similar en un entorno normal y no está a un nivel que sea dañino para la salud humana”.

No se sabe claramente de dónde procede el plutonio, aunque lo más probable es que esté vinculado con el daño en la planta más que con la atmósfera.

A su vez, descubrieron más depósitos del agua radiactiva, que según los funcionarios ha elevado los niveles de radiactividad en el complejo costero y que contaminó el agua de mar y el suelo.

Esta ha estado emitiendo radiación más de cuatro veces al límite de lo que se considera seguro para los trabajadores. Antes de que puedan encender el sistema normal de enfriamiento de la planta, se debe retirar el agua radiactiva y ser guardada con cuidado.

Fuente: Agencias

El martes 23 por la noche, luego de haber participado del noticiero de Telefe desde Japón , Rodolfo Barili, conductor de este programa y periodista en general, realizó una twitcam con sus seguidores del Twitter para responder preguntas y contar acerca de la situación que está viviendo.

Rodolfo Barili se encontraba en ese momento en la ciudad de Tokio, luego de haber recorrido ese mismo día Iwaki, “el pueblo fantasma”, como decidió bautizarlo.

Iwaki es una ciudad japonesa localizada en la prefectura de Fukushima, que quedó desvastada tras el tsunami y el terremoto de magnitud 9.0 en escala de Richter el 11 de marzo.

El conductor de Telefe Noticias contestó la mayoría de las inquietudes de los usuarios de Twitter y contó el panorama de lo que se estaba viviendo en aquellas ciudades. Además, habló de sus sensaciones como periodista.

Cuando comenzó la conversación, sufrieron un temblor en el piso 15 del edificio donde se estaban alojando. Sin embargo, observó que “no hay país más preparado para los sismos que este”. “Lo que los perjudicó fue el tsunami”, agregó.

La decisión de su viaje a Japón fue conjunta con el Director de Contenidos del noticiero, Paco Marmol y su acompañante de viaje, Rubén Groba, Gerente de Operaciones en Telefe Noticias. “Fue una decisión personal y estamos muy contentos de poder haber cumplido con lo que deseamos de llegar al límite de Fukushima”. A su vez, tuvo el apoyo familiar. “Mi familia me comprendía”, indicó.

Su llegada a Iwaki lo conmovió mucho. “No me la voy a olvidar más”, señaló. Encontró autos apilados y le estremeció ver lo que quedó del abandono. “Lo único que ves y escuchas son cuervos, ves cuervos por todos lados. Esa escena es la más desgarradora”, explicó. El pueblo completo se trasladó hacia otro lugar, “por eso hablamos de un pueblo fantasma”. “Se nota que es un pueblo golpeado, un pueblo sin sonrisa”, agregó.

Barili expresó que no tiene miedo, “pero siempre se tiene un grado de consciencia en el periodismo”. Desde el hotel no le dieron ninguna directiva, pero ellos ya iban preparados. Es por eso que tomaron una serie de precauciones. Principalmente, se cuidan de no beber el agua del lugar. “Hasta un café lo preparamos con agua mineral que trajimos”, señaló. El agua no puede tener contacto ni con los oídos ni con la boca, ya que puede estar contaminada. Tampoco consumen verdura. Toman mucho yodo, por el hecho de que si se saturan de este, el yodo radiactivo no les puede hacer nada. “Tiene un gusto muy feo y te deja ardiendo la boca, por eso en seguida tomamos café o gaseosa”, explicó. Y por último, tienen su “seguro de vida”, que es un dosímetro que les marca cuánta radiación hay en el lugar y cuánta llevan acumulada. Por el momento, llevaban un 13%, “lo equivalente a una radiografía de muela”.

Las personas que perdieron las casas viven en refugios, que en realidad son escuelas. Nadie sabe hasta cuándo se quedarán allí, pero “el gobierno prometió hacer viviendas nuevas”, declaró.

Los países del primer mundo está ayudando con donaciones y la Cruz Roja “es una vía que siempre ayuda”. Tienen alimentos no perecederos que les lleva el Gobierno y el ejército. “Lo que necesitan es agua potable”, explicó.

Por otro lado, comentó que casi no se ven occidentales en Japón. “Todos los países le dicen a las personas que salgan de ahí”. Los residentes y turistas se fueron. Los argentinos que se encuentran allí se están yendo también. “Es más que nada por el movimiento, que en 10 días hubo más de 50, no tanto por la radiación, aunque algunos sí tienen miedo”, manifestó.

Con respecto a la parte periodística, señala que “es una enorme satisfacción poder contarles una cosa desde tan lejos” y que “es la cobertura más fuerte que hice en mi vida”. Además, comenta que tal vez los medios europeos no ponen tanta énfasis en mostrar que un pueblo de más de 100 mil personas fue abandonado y que no hubo ningún saqueo, ya que él lo compara con algunas evacuaciones que hubo en Argentina.

Están contentos de poder “reflejar una realidad que el mundo quiere ver” y lo hacen, ya que “quien estudia periodismo sabe lo que se siente contar una historia”.

Para realizar esta cobertura duermen como mucho dos horas y media y desayunan con lo que encuentran. Después no comen en todo el día por los cambios de horarios. Se trasladan de un lugar a otro con un guía, que a la vez es traductor, ya que hay sitios en los cuales no hablan inglés.

Transmitieron con un satélite un día, pero luego siguieron con un celular argentino 3G, que fue “la mejor señal que conseguimos”.

Rodolfo Barili detalló que quedan pocos periodistas en la zona. “La mayoría se fue al norte”.

En ese momento no sabían cuándo volverían, pero ayer por la tarde llegaron de vuelta a la Argentina.

Para finalizar, declaró: “No somos héroes, somos periodistas”.

La situación de la central nuclear de Fukushima se agravó en este último tiempo. Por su parte, la cifra de muertos por el terremoto y el tsunami llegó a las 10 mil personas y los desaparecidos a unas 17.500.

El primer ministro japonés, Naoto Kan, define al panorama como “muy grave”, ya que se encontraron complicaciones en los reactores 1,2 y 3.

A su vez, agradeció a los equipos que trabajan en el lugar y se solidarizó con los empleados que sufrieron ayer graves quemaduras en las piernas por agua radiactiva. Esta, que tiene una radiación 10 mil veces más a lo normal, se encuentra en la sala de turbinas y obligó a que los técnicos se tuvieran que retirar.

El vocero de la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial (NISA), sostiene que tienen inconvenientes con la protección frente a la radiación. Es por eso, que pidió a Tepco, la empresa que opera la central, mayor amparo para los trabajadores de la planta.

La empresa comenzó a bombear agua dulce en vez de agua de mar en el reactor 1, por pedido de Washington para evitar procesos de corrosión.

El gobierno japonés le recomendó a los habitantes que se encuentran en un radio de 30 kilómetros de la central a autoevacuarse a zonas más alejadas para evitar problemas cotidianos.

Por otro lado, la Comisión Preparatoria del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares (CTBTO) informó que es probable que la radiación llegara, en dos o tres semanas, a otros países del mundo.

Fuente: Telam