Tag Archive: Universidad del Salvador


Image

Cristina Pérez, periodista de radio y televisión, se presentó en la Universidad del Salvador el 7 de junio, con el fin de realizar una conferencia sobre las nuevas rutinas periodísticas y el comunicador multiplataforma.

“Lo que propongo ante todo es reformatearnos la cabeza, porque son tiempos distintos los que vivimos. Nos toca a todos encarar un momento en el que tenemos la mayor necesidad de periodismo profesional, pero también la mayor competencia, porque estamos en la era en la que todos somos comunicadores”, reflexionó Cristina Pérez, en el marco de las jornadas por el Día del Periodista.

La conductora de Telefe Noticias sostuvo que en la actualidad hay una mayor explosión de comunicadores y que los periodistas deben ser, a la vez, emisores y receptores, “porque es la única manera que tienen de metabolizar la cantidad de información que estamos recibiendo”.

Según su punto de vista, es importante el trabajo del periodista, debido a que, al tener mayor información, es mayor la necesidad de interpretar el caos.

Asimismo, Pérez destacó, con respecto a este tema, dos cosas importantes: “que la vocación de ustedes sea fuerte y que si están acá es porque realmente creen en esto y segundo que tienen la tarea difícil, titánica, pero que también tengo yo, más allá de mi trayectoria, de abrir un nuevo camino. O rompemos con la estructura básica que veníamos trayendo o desaparecemos”.

Debido a la demanda de la unión de todas las plataformas, el periodista debe saber de todo: escribir, hablar frente una cámara o por radio y utilizar internet.

Por otro lado, señaló que “vivimos momentos que son muy particulares y que nos está enfrentando con una renovación de la confianza”. Además, explicó que en la época de la democracia en Argentina llegó un momento en que se empezó a endiosar a los periodistas. En los 90, por falta de una justifica transparente, eficaz o el hecho de que la democracia iba despertando la voz de la gente, que demostró que las personas tenían poder si se presentaban en los medios, hizo que los periodistas, no por voluntad propia, pero sí porque la realidad llevaba a eso, se convirtieran en el gran fiscal de la política y de la justicia. “Empezamos a ocupar espacios que tenían que ocuparlos las instituciones”, declaró.

En la actualidad, Pérez dijo que se debe preguntar todo el tiempo “¿qué es ser un periodista hoy?”, ya que esto va cambiando de forma permanente. Y este debe estar informado un poco de todo para comprender la totalidad de la realidad y poder dar una mirada propia. Además, debe formarse constantemente para poder entender los procesos y poder interpretarlos. Y recomendó realizarse un perfil de Twitter para poder desplegar las capacidades.

Con respecto al debate del momento del periodismo militante, la periodista consideró a la construcción como un oxímoron. “O sos periodista o sos militante. Y el periodista que haya quemado en el altar de la militancia su labor periodística deberá dar cuenta de ello. Para mí un periodista militante se convierte en un justificador, sino explicame por qué un periodista tiene que ocultar información, de un lado o del otro. El periodismo no ha muerto aunque a veces nos haga parecer como quijotes, el periodismo no ha muerto aunque muchos periodistas se hayan suicidado. Terminas justificando realidades. Entonces ahí hay que hacerse la pregunta ¿a quién le servís? ¿Al ciudadano o al presidente de turno? Pueden elegir, pero no se llamen periodistas si le siguen a un gobierno. Yo esto lo voy a defender a ultranza, voy a defender la verdad. Me guste o no me guste, es. Y nosotros estamos para eso. El periodismo es una profesión para sentirse incómodos. Y el día en que no se sientan incómodos, preocúpense”.

Finalmente, citó un texto elaborado por el escritor Albert Camus: “frente a la creciente marea de la estupidez, es necesario también oponer alguna desobediencia. Todas las presiones del mundo no harán que un espíritu limpio acepte ser deshonesto. Es fácil comprobar la autenticidad de una noticia y un periodista libre debe poner toda su atención en ello. Porque si no puede decir todo lo que piensa, puede no decir lo que no piensa o lo que cree que es falso. Esta libertad negativa es, de lejos, la más importante de todas, ya que permite servir a la verdad en la medida humana de sus fuerzas o, al menos, rechazar lo que ninguna fuerza le podría hacer aceptar, que es servir a la mentira”.

Y les deseó a todos los alumnos “que sean periodistas felices aunque este no es un camino de rosas”.

Rodolfo Barili, conductor del noticiero de Telefe Noticias, y el equipo de producción brindaron el 29 de marzo una conferencia en la Universidad del Salvador sobre el documental realizado para conmemorar los 30 años de la guerra de Malvinas.

“Malvinas: Herida Abierta” es un informe que muestra todo lo bueno y lo malo que tenemos los argentinos como sociedad; es un espejo que devuelve una imagen deforme. “Vernos en el espejo de Malvinas es vernos como argentinos, es vernos el 30 de marzo del 82 apaleados a una marcha de la CGT en la Plaza de Mayo, en pleno Estado de sitio, en un país donde había 90% de inflación, con sueldos que se caían a pedazos, con una deuda externa que crecía y la euforia bélica, en un país que no tiene historia bélica”, contextualiza Barili.

“La guerra estaba acá nomás pero nadie podía ir, salvo los enviados especiales. Todos los canales estaban en manos del Estado, no existían medios privados. Nadie podía ir a Malvinas, no había periodistas “independientes” en Malvinas. Sólo se contaba la historia oficial. Había gente que tenía mucho miedo, otros sí, participaban activamente militando. Los argentinos apoyamos la guerra. Y después los chicos volvieron por la puerta de atrás, más de 600 murieron allá y como 1300 se quitaron la vida acá y no les dimos bola. Después con el tiempo se fue reconstruyendo un poco la historia”, agrega.

Las historias que se podrían haber contado sobre el suceso son infinitas, “hubo una guerra por cada persona”, sintetiza el periodista, sin embargo, el equipo de Telefe decidió tomar una en particular: la locura de Malvinas; las personas que murieron, principalmente chicos, que no estaban preparados para pelear, que nunca decidieron ser soldados. “Chicos que hoy son bibliotecarios e ingenieros, que se murieron de hambre, que vieron violaciones, que pasaron 60 días sin comer. Hay chicos que figuran en la lista de héroes y en realidad murieron al pisar minas puestas por los mismos soldados argentinos por querer ir a buscar algo de comer”, explica Barili.

Asimismo, el productor del noticiero, Emiliano Lapolla, comenta que la idea del documental era, además de mostrarle al espectador como Telefe está en Malvinas, como se queda a dormir en el Monte Longdon, mostrarle las sensaciones de Rodolfo.

Por otro lado, el conductor considera que Malvinas alienta a falsos nacionalismos, lo cual es peligroso. “Malvinas es argentina no porque quede cerca, tiene que ver con la herencia, con la historia, con el virreinato del Río de la Plata, con Inglaterra reconociendo que son españolas, también lo hizo Francia. Por eso el reclamo de soberanía es real, entre Argentina e Inglaterra, pero falta la tercera parte que son los que viven ahí, que tienen la sensación de que había ocupación argentina, como dijo el Gobernador”, aclara.

Tanto Barili como Lapolla coinciden en que los habitantes de Malvinas son hostiles. “Nunca fue tan difícil producir para mí como producir en Malvinas. Está a dos horas de avión, hablan inglés, pero es una comunidad muy hostil con respecto a los argentinos y al clima”, expresa el productor, mientras que Barili agrega: “No son agresivos, son sutilmente británicos, fríamente británicos y te hacen ver que para ellos las islas son británicas”.

Sintieron bronca, tristeza, orgullo, miedo; se sintieron perseguidos y extranjeros. “Solamente te podes quedar una semana y ese ‘one week’ te lo hacen sentir todo el tiempo”, asegura Lapolla.

Sin embargo, pudieron vivir experiencias únicas que “si no viajas a Malvinas no las podes transmitir”. Una de ellas fue pasar una noche en el Monte Longdon, lugar en donde se desarrolló la guerra, junto a dos ex combatientes, Sergio y Luis. “Volvería a ser periodista y mandarme todas las macanas que me mandé en mi vida, por ese camping en Malvinas. No ha habido viaje, mirá que la pasamos mal, más hermoso, más extremo, más particular, más sentido y más profundo que ese con Sergio y Luis en Malvinas”, declara Barili.

El nombre del documental “herida abierta” hace alusión a que, a pesar de que se haya juzgado a los militares por delitos de lesa humanidad, torturas, asesinatos, supresión de la identidad y robos de bebés, “no se los juzgó por la locura de Malvinas, mandar a chicos que no eran soldados, torturarlos, violarlos, no darles de comer”, manifiesta Barili y concluye: “Todos tenemos algo de Malvinas”.

La sucesión de los once informes de quince minutos cada uno concluye el lunes 2 de abril, día en el cual se conmemoran los 30 años de la guerra, con un informe especial de media hora en el noticiero de Telefe Noticias a las 20.