Una manera eficaz y social de moverse, que permite agilizar el paso, pero sin ser cansador como correr.

Creado en Finlandia en los años 50 por los esquiadores, quienes querían practicar su deporte pero en verano, el Nordic Walking se caracteriza por utilizar bastones para caminar, poniendo en movimiento todo el cuerpo y entrenando los músculos desde los dedos del pie hasta la cabeza.

Los expertos consideran a esta actividad como un concepto más innovador para ejercitarse, debido a sus amplios rangos de movimiento. Su objetivo es mejorar la salud, tanto física como mental, disminuir el estrés y mantener o alcanzar una figura atractiva.

Cualquier persona puede practicar el Nordic Walking, aunque es recomendada, principalmente, para aquellos que después de un tiempo vuelven a realizar actividad física, para pacientes en rehabilitación, principiantes, y atletas de alto rendimiento que desean variar su rutina de entrenamiento diaria.

Los beneficios del ejercicio son diversos: moviliza hasta el 90% de los músculos del cuerpo, tonifica intensamente, consume un 46% más de calorías que una caminata normal, economiza el trabajo cardíaco, aumenta el suministro de oxigeno en todo el organismo, relaja la tensión en cuello, hombro y columna; ayuda a eliminar el estrés; mejora la postura; entre otros.

Para realizar el Nordic Walking se necesitan tres elementos fundamentales: bastones, un buen calzado para amortiguar los rebotes y estabilicen y controlen el pie, y vestimenta adecuada (remera, buzo y campera). Asimismo, es indispensable una riñonera con una botella de agua para no deshidratarse.

Escrito para 3K Todo Noticias www.3ktodonoticias.com.ar

Anuncios